España, país de filtraciones

Un día y otro, nos bombardean en los medios de comunicación con filtraciones de carácter judicial, expedientes completos de los órganos judiciales, fotografías  de fichas policiales, declaraciones de imputados cuando está el procedimiento bajo secreto de sumario, libros de registros altamente confidenciales, …

Y yo me pregunto ¿Pero en qué país estamos? ¿Dónde están los defensores de los derechos de los ciudadanos? ¿Por qué no se investiga cuáles son las fuentes y se las sancionan? ¿Para qué sirve la Ley Orgánica de Protección de Datos? ¿Hay topos en los órganos judiciales y policiales? ¿Quién responde por dichas aberraciones? ¿Dónde roza lo delictivo la publicación de determinada información que debiera estar custodiada y cuyo uso debiera ser exclusivo para el esclarecimiento de la justicia? ¿No es verdad que las filtraciones judiciales están penadas como delito en el Código Penal en el artículo 466?

Cambiemos de supuesto, no eres un órgano judicial ni policial, eres un simple empresario que bastante tienes con luchar para sobrevivir al día a día, además te imponen Leyes de deber inexcusable y unas medidas de seguridad para custodiar datos de tus clientes, proveedores, … y de no cumplirlo caerá todo el peso de la ley sobre tu persona.

¿Verdad o mentira?

¿Es mentira o es la pura realidad? Si señores/as, la Ley Orgánica de Protección de Datos te obliga, en función del tipo de información que custodies, a extremar y cumplir una serie de medidas de seguridad, pero no solo tú, sino todas las personas que tienen acceso a dicha información. Por supuesto, en caso de incumplimiento o falta de diligencia en la custodia de la misma la sanción económica puede ser de 600 a 600.000 euros y, simultáneamente, las responsabilidades civiles y penales derivadas de cada caso.

Además de la inversión que tienes que realizar y el consiguiente gasto económico en auditorías, controles, actualizaciones y tiempo, …  nos pasamos la vida rezando para que no ocurra nada.

Puede ser que, como ocurre en determinadas profesiones, tengas que guardar un registro altamente confidencial al que solo puede tener acceso un determinado Ministerio (que se presume que es garante de todo lo anterior y más).

Pues nada, en cuestión de horas, la custodia de la información “puffffff” desaparece, por arte de magia y se acabó lo que se daba (ni medidas de seguridad, ni leyes, ni nada que se parezca).

¿Quién ha sido el responsable de dicha filtración de datos que afectan no solo a tu persona sino a terceros? NADIE, NADIE y NADIE.

¿Se sanciona o aplica  la ley a los que se hicieron responsable de información para un determinado uso o necesidad?

La conclusión a la que llego es que el  sistema esta putrefacto y no debieran hacer alarde de legalidad ni de exigencia quien no están dando el ejemplo al resto de la sociedad.

Justicia y legalidad pero para todos

“Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son.”- Abraham Lincoln

Jorge Rosado –  Director de ADLERTIME

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies